lunes, 13 de mayo de 2013

No estamos solos

Mirando hacia arriba, hacia abajo, al lado, en diagonal, paseando por la ciudad, descubrimos que habitamos una ciudad desconocida. 




Arriba y al lado cabezas mudas, inquietantemente quietas, nos ven, y nosotros no las miramos, pero están ahí.