martes, 21 de mayo de 2013

Calle, calle

En la actualidad, el nombre de las calles lo pone el pleno municipal y lo hace a través de las propuestas de la Comisión Cultura. La comisión estudia unas propuestas y las presenta al pleno para que sean votadas. 

Antiguamente, los nombres de las calles los ponían los vecinos. Desde la Edad Media, los vecinos elegían nombres significativos e identificativos de la misma bien por vivir persona conocida, por su característica física o por la existencia de un altarcillo o lugar de culto o por cualquier motivo que la singularizase.
A partir del 1850, el Estado solicita los planos de las poblaciones y los ayuntamientos se ven obligados a intervenir a la hora de dar nombre a las mismas. Como el siglo XIX es un siglo convulso, en el que hay muchos cambios políticos, los que gobiernan ven que una forma reivindicativa de su facción, es dar el nombre de sus lideres a las calles. Entonces se ponen nombres de personajes ilustres y empiezan los bailes onomásticos. 
Sencillos o de lujo aquí van unos cuantos DNIs
callejeriles.